#marketing #redessociales #facebook

25 cosas que no deberías hacer en tu Facebook empresarial

pulicidad

El hecho de buscar una empresa en esta red social y ver que no tiene una página de Facebook genera la misma reacción que cuando se busca una empresa en Google y no tiene un sitio web: no parece una empresa de verdad.

Una vez que hayas creado esa página de negocio, establecer una presencia en Facebook es una cuestión aparte. ¿Con qué frecuencia debes publicar? ¿Cuándo debes publicar? ¿Por qué todas tus imágenes están pixeladas y cómo puedes arreglarlas? ¿Realmente hay que responder a un troll?

Buena parte de los errores más comunes que las empresas cometen en Facebook son totalmente evitables. Para ayudarte con estos inconvenientes y manejar sin problemas tu página de Facebook, hemos hecho una lista con algunos de los errores más comunes en que las empresas incurren en dicha plataforma. Aquí te presentamos lo que no debes hacer en tu página de empresa de Facebook.

 

1. Armar un perfil en lugar de una página de negocio

Esto puede parecer un consejo elemental, pero te sorprendería saber cuántas personas cometen este error. Los perfiles de Facebook están hechos para las personas, mientras que las páginas de Facebook están hechas para las empresas. 

pulicidad

La principal diferencia entre un perfil de usuario de Facebook y una página es que los perfiles están orientados a proteger tu propia intimidad, mientras que las páginas buscan aumentar al máximo la publicidad de los negocios. 

Por ejemplo: el contenido de las páginas de Facebook pueden ser vistas incluso por gente que no entra desde una cuenta en Facebook. Por otro lado, el perfil de un usuario solo puede ser visto por las personas autorizadas o por los amigos de la persona autorizada.

 

2. No tener claro cuál es tu audiencia

Cuando no sabes a quién quieres llegar, difícilmente podrás establecer una comunicación que conecte. 

Un error común para algunas empresas es hablarles a todos, emitiendo un mensaje general que se vuelve frío y hasta incomprensible para algunos sectores.

pulicidad

Recuerda que con el inbound marketing la base es tu buyer persona, es decir, la representación de tu cliente ideal. Si desarrollas este y lo tienes claro, todo lo que hagas tendrá un sentido centrado en este buyer persona. 

 

3. No revisar las entradas o los comentarios en tu página

Laurie Meacham, gerente de compromiso con el cliente de JetBlue, nos dijo en una oportunidad: «Lo que más nos importa es la gente, así que estar en redes sociales es una consecuencia natural. Sucede lo mismo en todas las áreas de la compañía». Esto es un hecho, independientemente de la industria en la que te mueves. El objetivo de usar Facebook es interactuar con tus clientes y dirigirte al público que está en esta red social. (Y considerando que Facebook tiene más de 2.7 billones de usuarios activos al mes, es muy probable que tus clientes estén en esta red social).

Si ignoras los comentarios y las interacciones es como si les estuvieras diciendo a tus clientes: «No me importa lo que tengas que decir». Para evitar esto, debes comenzar por asegurarte de que están activadas las opciones de publicación deseadas de tu perfil.

Aunque algunas empresas permiten que los usuarios publiquen y dejen comentarios en su página, sin revisión, otras prefieren aprobarlas manualmente y algunas no otorgan ningún permiso de publicación. 

pulicidad

Esta decisión está totalmente en tus manos. Recomendamos que veas tu página como un canal de dos vías más que como un medio que transmite única y exclusivamente tu voz.

Una vez que hayas corregido esta situación, asegúrate de revisar los comentarios a diario y responderlos cuando resulte apropiado.

 

4. Ignorar los comentarios negativos

¿Qué hacer si se quejan? ¿Qué hacer si publican mensajes provocadores, al estilo troll? No puedes impedir que las personas digan cosas, buenas o malas, sobre tu marca. Lo que puedes hacer es responder respetuosamente y ofrecer información valiosa. 

El hecho de que respondas no solo les muestra a las personas que te preocupa su satisfacción, sino que también estás comprometido con lo que haces.

pulicidad

 

5. Dejar la metadescripción tal como está

Cuando pegues un enlace en una nueva publicación de Facebook, los metadatos de esta (una imagen y una descripción breve) se recopilan automáticamente. Eso no significa que solo tengas que hacer clic en «Publicar».

Por el contrario, agrega algún texto de una publicación relevante, como una cita o dato estadístico del artículo al cual te estás enlazando. Piensa en la posibilidad de incorporar normalmente palabras clave relevantes en la descripción.

Además de editar el texto de la publicación, seguramente querrás eliminar la URL del recuadro antes de hacer la publicación. Al tener en cuenta que Facebook llena automáticamente los metadatos cuando se pega un enlace, la eliminación del URL adicional ayudará a que la publicación se vea más limpia. 

 

pulicidad

6. Publicar solamente fotos

En el pasado, las imágenes dominaban los news feed (actualización de noticias). Sin embargo, las cosas han cambiado, y las imágenes ya no tienen el nivel de alcance orgánico de antaño. 

Ahora, el video es el mejor tipo de publicación para el alcance orgánico, gracias a la estrategia más reciente de Facebook de enfocar su atención en los videos. Hemos descubierto que los videos son el mejor tipo de publicación para lograr engagement, así como las publicaciones con enlace que incluyen una imagen con vista previa grande (484 x 252).

En lugar de aferrarte a uno o dos tipos de contenido, experimenta un poco. Facebook es un lugar donde puedes dejar que se destaque la personalidad de tu marca. Publica imágenes con la cultura de la empresa y haz que la gente se etiquete. 

Considera la posibilidad de tener sesiones de preguntas y respuestas en Facebook. Publica enlaces con texto de una sola palabra, y otros con texto de varios párrafos. Descubre qué funciona mejor para tu público, y recuerda que tu público siempre cambia. Por ello, ponlo a prueba con frecuencia.

 

pulicidad

7. Realizar publicaciones muy largas

Aquí también es evidente que la mejor manera de evaluar lo que quiere el público es probar con la extensión de las publicaciones. La extensión óptima de tus publicaciones en la cronología de Facebook variará según la empresa de que se trate.

Para algunas, las publicaciones más largas e informativas en Facebook funcionan mejor. Para otras, como BuzzFeed, las cortas se desempeñan a la perfección.

Aunque es importante experimentar para ver a cuál de ellas responde mejor tu público, estas son nuestras conclusiones: hay evidencias sólidas de que las publicaciones más cortas generan un mayor interés. Jeff Bullas descubrió que las publicaciones con una extensión de menos de 80 caracteres recibieron un interés 66% mayor que las publicaciones más largas. Las más concisas (de 1 a 40 caracteres) generaron el mayor interés.

 

8. Publicar imágenes de cualquier tamaño

Los documentos visuales pixelados, desordenados o difíciles de leer no solo frustran a los usuarios, sino que también generan una mala reputación.  

pulicidad

Facebook no solo tiene dimensiones específicas para las imágenes en las fotos de perfil y de portada (aunque estas medidas son importantes), también proporciona dimensiones ideales para las imágenes que publicas en tu cronología, las que utilizas en las publicaciones patrocinadas, anuncios en la barra lateral y otras. 

 

9. Recurrir a los click-baits

Cuando incluyes el enlace de una página web en tu publicación de Facebook, la plataforma mide cuánto tiempo pasan las personas en esa página para tener un indicador de su utilidad y calidad. ¿Cuál es la lección? No publiques titulares llamativos sensacionalistas que no cumplan con lo que prometes con el solo propósito de obtener más clics, ya que incluso Facebook lo tiene en cuenta en sus pautas de publicidad como una experiencia engañosa.

Por ello, si buscas satisfacer las necesidades de tu público en Facebook, considera la posibilidad de publicar enlaces a artículos de blog claros e informativos. Cuando el titular satisface las expectativas correctas sobre lo que los usuarios pueden esperar del contenido, es más fácil para ellos ver el valor de lo que estás ofreciendo y mantenerse en la página para leer el artículo. Cuando esto no ocurre, ellos se salen de la página, y Facebook toma nota de lo sucedido.

 

pulicidad

10. Publicar solamente durante el horario de trabajo

Necesitas conocer a tu audiencia, sus comportamiento y en qué días interactúan más contigo en Facebook. Un grave error es tener actividad en la red social solamente en horarios de trabajo, que es muy probable que correspondan a los que tu audiencia también está trabajando y no navegando en la plataforma.

Esto lo puedes lograr revisando las Estadísticas de tu página de negocios y determinar mejores días y horarios. En general se dice que los mejores horarios para los usuarios de Facebook son de 15:00 a 16:00 horas, de 18:30 a 19:00 horas y de 20:30 a 21:30 horas; siendo viernes, miércoles, sábados y jueves los mejores días para publicar. Esto solamente es un promedio o una generalidad, porque puede variar dependiendo el tipo de industria, de tus productos o servicios.

Revisión de actividad en página de Facebook

Imagen de Facebook

La conclusión es publicar entradas a diversas horas; es decir, en las tardes, noches y los fines de semana. Esto es especialmente útil para las empresas con público internacional cuyos usuarios están despiertos a diferentes horas del día.

pulicidad

 

11. Publicar sin estrategia

Sí, debes publicar periódicamente para mantener interesado a tu público, mostrándole que estás presente, escuchando sus comentarios y respondiendo sus preguntas y preocupaciones. 

Lo que seguramente no querrás hacer es abrumarlos con cientos y miles de publicaciones. Las empresas que son selectivas sobre lo que publican, es decir, aquellas que se toman el tiempo para producir un pequeño número de publicaciones de alta calidad en Facebook en lugar de un gran número, tienen mejores resultados.

 

12. No experimentar con diferentes públicos específicos para tus anuncios

Como resultado de la paulatina caída en el alcance orgánico en Facebook, muchas empresas están anunciándose en Facebook para captar la atención de un público más calificado. Al hacer publicidad en Facebook, puedes dirigirte específicamente a personas que han visitado tu sitio web, usado tu aplicación o dando su autorización para una lista de correos. También puedes dirigirte a públicos similares o crear campañas destinadas a lograr «Me gusta» en tu página.

pulicidad

Aun así, no puedes solo gastar tu dinero en publicidad en Facebook y esperar que todo funcione. Todo esto tendrá resultados si actúas inteligentemente, lo que significa que experimentes con tu plan de publicidad y lo modifiques para ver cómo funciona.

¿Dónde debes comenzar? Puedes revisar nuestra lista ejemplos de anuncios reales en Facebook que han funcionado muy bien para las marcas.

 

13. No incluir un llamado a la acción

Cuando estás compartiendo ofertas de gran valor en Facebook, este canal puede ser una muy buena oportunidad para obtener leads. Ahora, si no incluyes un claro llamado a la acción en tu publicación estarás perdiendo esa oportunidad. 

Por ejemplo, si acabas de publicar un reporte con información valiosa, te recomendamos publicar esta información en tu Facebook e incluir un claro llamado de acción para que vean más información. 

pulicidad

 

14. Perder de vista la cuenta desde donde estás publicando

El news feed de Facebook parece básicamente el mismo, bien sea que estés conectado en tu cuenta personal o en la cuenta de tu compañía, lo que hace que los administradores de la página se olviden fácilmente de cuál es la cuenta en donde están publicando. No querrás responder desde tu cuenta personal a las personas que formulan comentarios cuando deberías responder desde tu cuenta de empresa o viceversa.

 

15. Dejar un perfil incompleto

Tu página de Facebook es uno de los lugares de fácil acceso que las personas tienen para conseguir más información de tu empresa. No dejes esta información en blanco y llénala con información relevante. 

Al completar tu perfil, asegúrate de incluir toda la información que tus potenciales clientes querrían saber de ti, como los horarios de visita (en caso de tener tienda física), la dirección, número de teléfono, correo electrónico, sitio web, etc.

pulicidad

No hagas que tus visitas tengan que luchar para encontrar esta información, sino entrégaselas lo más fácil posible.

 

16. Tener varias cuentas en Facebook

Desde el punto de vista profesional hay dos razones por las cuales no deberías tener dos cuentas. La principal es que Facebook no permite que los usuarios tengan dos cuentas personales, ya que va en contra de sus Condiciones de Servicio. 

Por ello, si Facebook descubre que tienes dos cuentas personales, las cerrarán. Incluso si no atendieras las condiciones de la red social, de todos modos sería muy difícil mantener dos cuentas personales. 

¿Tienes suficiente contenido en una y otra cuenta como para establecer tu presencia? ¿Dónde trazas la línea divisoria entre ambas? ¿Qué cuenta le mostrarás a un amigo que trabaja en tu mismo sector laboral? En lugar de tener que definirte entre dos ámbitos de tu vida, debes aprovechar la configuración de privacidad de Facebook.

pulicidad

Desde el punto de vista profesional, Facebook no establece ese tipo de restricciones. Puedes hacer varias páginas para tu empresa sin que la red social siquiera se dé cuenta. Ahora bien ¿deberías hacerlo? 

En la mayoría de las empresas, no lo recomendamos. Debido a que no tienes tanto tiempo al día para dedicarte a Facebook, ¿por qué llevar a cabo varios proyectos simultáneamente y mantener varias páginas a la vez?

Además, hay muchas otras opciones a tu disposición. En primer lugar, puedes aprovechar las que te brinda Facebook para dirigirte a un público específico y no necesitas pagar para enviar actualizaciones a ciertos segmentos de tu público. Por ello, en lugar de crear una página para un segmento de tu público, puedes publicar contenido personalizado que solo ellos puedan ver.

En segundo lugar, si tienes un gran público que vive en todas partes del mundo, puedes pensar en la posibilidad de implementar una página global. Si quisieras crear tu página global, deberías entrar directamente en contacto con Facebook. (Nota a considerar: es probable que debas tener un presupuesto importante destinado a Facebook para que ello ocurra).

En resumen: haz las cosas de una forma sencilla. No crees más cuentas y páginas de las que necesites.

pulicidad

 

17. Publicar problemas personales

El objetivo de una página de negocios en Facebook es justamente que no tengas que reflejar cuestiones personales, sino dejar a tu marca en el ámbito que le corresponde para que se posicione como una experta en lo que hace.

Cuando entras a una plataforma para saber más de una compañía lo que menos quieres ver son los problemas de una persona. Por lo tanto, la gestión debe ser estratégica y profesional para que tu audiencia así te capte.

 

18. No medir ni tener indicadores

Tener una página empresarial de Facebook solo por tenerla no es lo más adecuado. Necesitas un objetivo y una estrategia que respalde todos los esfuerzos que harás a través de esta plataforma. Si no tienes noción de los resultados que te están dando tus publicaciones y tus anuncios no sabrás cómo mejorar.

pulicidad

Es importante medir y contar con indicadores para que conozcas el rumbo de tus contenidos y así hacer inversiones cada vez más estratégicas, con mayores y mejores resultados. 

 

19. Utilizar contenido sin valor

Así como no tiene sentido crear una página de negocios en Facebook solamente por saber que ahí la tienes, menos lo tiene el hecho de que no le saques provecho y publiques contenido sin valor, intrascendente e incluso que pueda ir en contra de tu marca.

Por eso es importante crear una estrategia y un plan de contenidos. Hay muchas páginas empresariales de Facebook que replican contenidos que se encuentran en la red y lo utilizan como si fuera una página personal. Esto es un grave error, sin duda.

Tus contenidos deben buscar algo, motivar a la acción y otorgar valor para esa audiencia a la que quieres llegar.

pulicidad

 

20. Comprar seguidores

Se ha vuelto común la compra de seguidores en Facebook, una mala práctica que es engañosa por todos lados, ya que presumir una cifra inflada no quiere decir que la marca tendrá resultados.

Además los usuarios captan esto y te lo harán saber. Ten en cuenta que no podrás disponer de indicadores reales para mejorar tu acción en esta plataforma. 

 

21. No ser auténtico o ser deshonesto

Ligado al punto anterior, tu marca debe comunicar con coherencia, por eso existe una voz de marca en la que especificas cómo se comporta, qué frases usa, cuál es su actitud, etc., para que todo mensaje que emitas cumpla con esos parámetros.
 
Es un gran error perder autenticidad y ser una marca que solamente está fingiendo para ir con una moda. Será peor si tratas de engañar a los usuarios. Esto no solo puede ser sancionado por Facebook, sino que los propios usuarios se encargarán de decírtelo.

 

22. Falta de interacción

Publicar no es interactuar con tu comunidad e incluso solo contestar comentarios se queda corto. Una red social requiere que impulses a tus seguidores hacia algo, por lo que es un error no interactuar con ellos. 

pulicidad

Necesitas estar activo, invitar a tu comunidad a que responda una pregunta y a que opine; puedes generar dinámicas para que estén atentos y participen.

 

23. No usar Facebook Messenger

Facebook Messenger se ha convertido en una herramienta poderosa. Más allá de su mensajería directa o comunicación rápida, se perfila como un recurso de interacción, conversación, atención y venta.

Si no lo usas para acompañar tus estrategias en la página de negocios de Facebook estás perdiendo muchas oportunidades, ya que esta herramienta te permite automatizar respuestas, seguimientos y hasta puedes hacer publicidad a través de este canal de manera muy efectiva. 

 

pulicidad

24. Delegar su gestión a la persona incorrecta

Mantener una página empresarial de Facebook requiere tiempo y definitivamente es una inversión que lo vale. Pero muchos negocios lo que menos tienen es tiempo, y si no cuentan con una persona o área que pueda gestionar esta red social toman la decisión de delegar su manejo.

Delegar la gestión de tu página de negocio de Facebook no es en sí el error; de hecho hay empresas que lo hacen con un profesional o una agencia y pueden encontrar un buen camino por esta vía. Pero algunas compañías han caído en el error de encomendarlo a un familiar o una persona dentro de la misma compañía que no tiene idea de lo que se necesita. No hace falta decirte que los resultados serán adversos.

 

25. Ser impaciente

Toda red social precisa de tiempo para ajustarse con su audiencia, posicionarse e ir incrementando sus resultados. Recuerda que cualquier esfuerzo que hagas se irá sumando a tus objetivos, pero no cometas el error de la impaciencia.

Muchas empresas piensan que al abrir sus páginas de negocio en Facebook en automático van a tener mejor presencia, generar impactos, hacerse virales y vender más. Nada de eso. Todo es un proceso y requiere trabajo, disciplina y constancia.

pulicidad

Revisa si estás incurriendo en una práctica inadecuada en tu página de empresa de Facebook: ¡no desesperes! 

 

Fuente: Hubspot.es

Anterior
Sigiente